¿Cómo usar los objetos publicitarios para empresas?

Cuando se habla de objetos publicitarios para empresas, la mayoría piensa en algún producto que se regala a la clientela para ganar su atención y atracción por la marca. Y hacen bien, pero esta es una concepción limitada de las posibilidades que estos ofrecen, porque el público no es el único a quien podemos dirigir nuestra estrategia, los trabajadores de nuestra empresa también pueden ser beneficiarios de ella.

En la actualidad, no existe un solo empresario que pueda refutar el hecho de que un trabajador se desenvuelve mejor cuando se siente valorado por la empresa para la que presta un servicio. Así mismo, mucho se ha insistido en que planificar actividades para los empleados, no constituye un gasto sino una inversión, ya que los frutos se traducirán en mejoras en las formas de trabajo, comunicación del equipo, mayor eficiencia y demás beneficios que aportan estos incentivos.
Pero ¿Por qué limitarse con esta retribución, cuando podemos obtener mayores beneficios de estos estímulos? Así es, pocos lo dicen, pero estos incentivos laborales tan necesarios para mejorar la eficiencia de nuestros trabajadores, también pueden ser aprovechados como una oportunidad para aplicar una estrategia publicitaria.
En este sentido, los regalos que les ofrecemos como forma de mostrar el aprecio que tenemos hacia su persona y al esfuerzo que ofrece en favor de las metas comunes, son una excelente oportunidad para crear objetos publicitarios.
¿Cómo hacerlo?
Para aprovechar correctamente esta oportunidad, existen dos clases de objetos: los que sirven para ser utilizados diariamente en su actividad laboral, tales como los bolígrafos; y  aquellos que responden a sus gustos particulares y, por tanto, tienen un carácter más personal.
En ambos casos, es importante cumplir dos objetivos: lograr que el trabajador se sienta apreciado y que la publicidad esté correctamente plasmada en el regalo que se ha seleccionado. De esta forma, aumentará el sentido de pertenencia del empleado hacia la compañía y al mismo tiempo, este se encargará de promover la calidad de nuestra marca.
Otro elemento que frecuentemente se pasa por alto y del que podemos sacar provecho para la publicidad de la compañía, es ella misma. Si lo piensas, existen muchos elementos que puedes utilizar para promover tu marca: calculadoras, memorias USB, bolígrafos, carpetas, entre otros y lo mejor de todo, es que esto no representaría un gasto adicional porque se trata de una inversión que necesariamente debes hacer, simplemente vas a añadirle un toque publicitario.
Ten en cuenta que si aplicaras esta estrategia en todas las sedes de tu empresa, tal vez sea necesario contratar asesores en marketing translations para adecuar el slogan u otros elementos al idioma de las oficinas que se encuentran en el exterior. Pero no te apresures, procura indagar bien el mercado para determinar la idoneidad de esta y otras decisiones.

También te podría gustar...

Deja un comentario